Eligiendo el traductor, redactor o escritor idóneo para su proyecto

¿Cómo debería elegir el traductor, editor o escritor idóneo para mi proyecto?

El primer paso para elegir el profesional de comunicaciones idóneo para su proyecto es buscar una persona que tiene los conocimientos y la experiencia necesarios para tratar el texto que necesita escrito, editado o traducido. Hay traductores, editores y escritores que se especializan en la ley, la medicina o la ingeniería, campos que exigen conocimientos y formación muy específicos. Sin embargo, un traductor que ejecuta una traducción de un documento técnico impecable podría quedarse en blanco ante un reclamo de marketing, un artículo para una revista sobre la moda o un catálogo de una exposición de arte. Cada profesional aporta una combinación única de talentos, destrezas y experiencia al mercado de comunicaciones.

En la traducción, la curiosidad intelectual y las experiencias vividas son tan importantes como la formación académica. Los lugares donde han viajado o vivido, los otros oficios que han desempeñado, sus intereses culturales, intelectuales y científicos, sus actividades y muchos otros factores determinarán qué traductores y escritores están mejor preparados para tratar cada texto en particular. Si un cliente me pide traducir un texto ajeno de mis campos de pericia y mi experiencia, no dudo en recomendarle un colega especialista en esta materia.

Es buena idea trabajar con un traductor que ha pasado un tiempo significativo en un país donde se habla el idioma que está traduciendo. Vivir en España casi dos décadas me ha dado no solamente la oportunidad de mejorar y utilizar mis conocimientos de castellano sino también familiarizarme con la sociedad española; su cultura y sus instituciones. Mis años ejerciendo el secretariado me han aportado con conocimientos generales muy útiles sobre el sistema de seguridad social español, relaciones laborales y el protocolo empresarial y un entendimiento más específico de algunos de los sectores importantes de la economía española. Aquí en España dispongo fuentes de información casi ilimitadas. Si tengo una duda sobre un término o concepto, puedo consultar un especialista o autoridad por teléfono o visitar una biblioteca o archivo cercano. En el caso de textos relacionados al arte, la arquitectura, historia, gastronomía y viticultura―sea el tema ruinas romanas, monasterios románicos, objetos de arte en el Museo Guggenheim en Bilbao o el Prado en Madrid, los vinos de la Rioja o las playas del Mediterráneo―la proximidad al sujeto en concreto que disfruto me ayuda traducir, editar o escribir un texto con una autoridad no solamente basada en la formación profesional, sino también en la experiencia personal.

Siempre pida muestras del trabajo de un proveedor que está considerando contratar, o busque ejemplos de su trabajo en su página web. Afiliación con asociaciones profesionales y evidencia de formación continua son otras señales que la persona es un verdadero artífice de la palabra.

Siempre que sea posible, aconsejo mantener contacto personal con los profesionales de la comunicación que contrata. Manteniendo relaciones duraderas con profesionales de confianza, recibirá mejor trato y un más alto nivel de servicios. Cuanto más tiempo trabaje con ellos, tanto mejor conocerán su sector, sus servicios o productos y su estilo de comunicación y más efectivas serán sus traducciones y comunicaciones escritas.

Advertisements