Cómo sacarle el máximo provecho a su presupuesto para servicios de traducción y comunicación escrita

A menudo clientes se embarcan en un proyecto de traducción suponiendo que la única manera de sacar el máximo provecho de su presupuesto es dar el trabajo a la persona que ha ofrecido la tarifa más baja. En el caso de servicios de traducción, vale recordar las palabras de Machado, “Es de necios confundir valor y precio”.  Sin embargo, hay otras maneras de reducir el coste de traducción que a la vez aseguran una traducción más efectiva.  Algunas ideas para la preparación de un texto para la traducción que reducirán el precio son:

Pensar internacionalmente desde el principio. Evite referencias y metáforas que podrían interesar a un público nacional pero no tienen significado para el extranjero que no habla castellano. Eliminar repeticiones y materia extraña, añadiendo contenido explicativo que mejorará la legibilidad en la traducción al inglés, por ejemplo el nombre completo de una organización en vez de sus siglas la primera vez que aparece en el texto.

Informar el traductor sobre el contexto del escrito. El vocabulario y estilo adecuados para una memoria anual son distintos a los utilizados en un folleto promocional, materiales didácticos, un sitio web o un catálogo para una exhibición en un museo.

Una imagen vale mil palabras. Unas fotos bien seleccionadas, gráficos, mapas o picto-gramas pueden ayudar en reducir el número de palabras en un texto.

Finalizar el documento antes de pasarlo a un traductor. Esto incluye una buena revisión de ortografía, gramática y puntuación. Un buen traductor se adaptará a cambios del texto cuando el tiempo lo permita, pero cambios hechos durante el proceso de traducción incrementan la posibilidad de errores en el producto final. Si tiene que hacer cambios, etiquete claramente cada versión, tanto en papel como en el archivo electrónico, con la fecha y la hora del cambio para evitar confusiones entre versiones.

Estar disponible para contestar a las preguntas del traductor. Si un traductor está tan interesado en su proyecto que se toma el tiempo de aclarar dudas y pedir información, le conviene contestar. Trabajando con el mismo profesional a lo largo del tiempo, desarrollarán un glosario de términos y expresiones en común que harán que futuras traducciones reflejen mejor su filosofía y su estilo.

No esperar hasta el último momento. Cuanto más tiempo tenga un traductor para buscar terminología especializada, pulir estilo y revisar el texto, mejor será la traducción.