Traducción Literaria

“Se reduce a esto: si lo que el autor ha escrito es brillante en el original, debería parecer por lo menos muy bueno en inglés. ¿Qué tipo de favor hacemos al libro o al autor si la traducción que ofrecemos es menos?”Jeremy M. Davies, editor, Dalkey Archive Press

La traducción literaria, una categoría que engloba tanto la narrativa como la no ficción, requiere un profundo conocimiento del tema del texto por traducir y una pasión para la investigación. Implica buscar maneras de explicar claramente y con estilo costumbres, instituciones, expresiones idiomáticas y circunstancias históricas que no tienen equivalencias precisas en el idioma de llegada.

Ante una obra, sea de ficción o no, un traductor literario debe asumir varias responsabilidades editoriales que pueden incluir la identificación de contenido que necesita la adición de información suplementaria en un pie de página  o la verificación de fechas y hechos. Un traductor llevando un texto de castellano al inglés tiene que navegar frases que a veces le parecen interminables y compensar por la pérdida de la rima interna, un estilismo a menudo empleado en castellano podría ser casi imposible de replicar en inglés. Jeremy Davis ha dicho que “una novela traducida debe ofrecer al lector una experiencia paralela a la que vivió alguien leyéndolo en el idioma original,” añadiendo que para un traductor, “esto significa asumir la misma responsabilidad por la obra en inglés que el autor original asumió en su propio idioma, y es más, hacerse cargo del trabajo de representar al autor o autora y su trabajo fielmente (es decir ponerles en la mejor luz posible)… es el espíritu original el que ha de captar, de tal manera que alguien que había leído el libro en el idioma original podría hablar con otra persona que lo habría leído en traducción sin que sintieran que habían leído libros distintos.”

Obras traducidas representan un mero 3% de todos los libros publicados en los Estados Unidos y Gran Bretaña, una cifra muy pobre. Considerando que el inglés es el idioma nativo de un estimado 375 millones de personas mundialmente y que 1 de cada 4 personas en el mundo habla por lo menos algo de inglés, creo que el mercado para libros traducidos al inglés tiene aún amplio espacio para crecer. Queda pendiente la promoción organizada y de alto nivel necesario para llevar lo mejor de las letras escritas en español en los campos de historia, educación, las ciencias sociales y las artes y humanidades a un público internacional.  Tengo un gran interés en participar en proyectos de traducción que harán disponibles al lector de habla inglesa lo mejor de obras de ficción, prosa e investigación escritos en castellano.